Saltar al contenido
Para Brujas

Como preparar herramientas mágicas

Guía de Brujas

Herramientas mágicas para brujas

Cómo preparar herramientas mágicas para su uso

Cuando traes a casa por primera vez tu nueva herramienta, sin importar cómo la hayas adquirido, es en el mejor de los casos, una pizarra en blanco y, en el peor de los casos, un desastre para las energías de otras personas. Antes de usarlo para tus propios fines, es una buena idea limpiar y cargar tu herramienta mágica.

Elementos necesarios

Para preparar una nueva herramienta mágica para su uso necesitas:

  • La herramienta a preparar
  • Agua
  • Incienso o hierbas aromáticas
  • Sal

Indicaciones

La limpieza ayuda a eliminar cualquier energía residual que pueda haber recogido de antiguos propietarios o incluso en la tienda donde la compraste. Si hicieras la herramienta tú mismo, esto podría no ser un problema en absoluto, pero un poco de limpieza nunca es mala ni lastima la herramienta.

Antes de comenzar, puedes lanzar un círculo si lo haces cuando practicas hechizos. Esto depende de ti. De cualquier manera, tu área de trabajo debe estar limpia y libre de obstáculos.

Pasos a seguir para preparar tus herramientas mágicas

Limpia tus herramientas mágicas.

Si es seguro mojar la herramienta, debes lavarla completamente con agua en la que se haya agregado un poco de sal y luego secarla bien. Si tu herramienta está hecha de tela, lávala a mano y déjala al sol para que se seque. Si tu herramienta puede dañarse con agua, simplemente límpiala de la manera más lógica y espolvoréala con un poco de sal. Si tienes tu herramienta de segunda mano y podría necesitar alguna reparación, hazlo ahora. Luego, realiza el mantenimiento que requiera tal herramienta, incluso si es completamente nueva y no lo necesita en este momento. Una herramienta de madera puede agradecer un poco de aceite de linaza sin procesar o cera, a una herramienta de metal o vidrio le vendrá genial si lo pulimentas hasta obtener brillo.

Purificar la herramienta

Una vez que tu herramienta esté perfectamente limpia y reluciente, enciende tu incienso o las hierbas aromáticas y apagua la llama para que arda. Una vez que está fumando bien, pasa tu herramienta mágica a través del humo, declarando que toda la energía negativa se está quemando.

Bendecir tu herramienta mágica

Si tienes una inclinación religiosa, ahora es el momento de dedicar tu herramienta al servicio de tu(s) Dios(es) y pedirles que observen con amabilidad todas las acciones que se lleven a cabo en su nombre con esta herramienta.

Bautiza tu herramienta

Es una buena idea darle un nombre a tu herramienta. Debe simbolizar tu propósito y sus sentimientos acerca de tu práctica mágica. Si te sientes absolutamente ridículo al nombrar tu herramienta, puedes omitir este tip. O simplemente llámala “Mi athame” o “Mi altar” o “Mi …” lo que sea.

Cargar tu herramienta bruja

Cuando cargas tu herramienta, básicamente le dices cuál es su propósito y luego la llenas de energía para ese propósito. Decir su propósito es fácil. Puedes decir “cargo esta athame para enfocar y dirigir mi energía durante el ritual y para representar el principio masculino en rituales simbólicos “(o lo que prefieras). Piensa mucho sobre lo que quieres que haga y luego cuéntale cómo es el trabajo. Una vez que le hayas dicho su trabajo, llena con energía.

Puedes hacer esto sosteniéndolo en tus manos o poniéndolo sobre tus manos y dejando que tu energía fluya en él mientras te enfocas en su propósito. Alternativamente, puedes dejarlo en el luz del sol o la luna para cargar con energía solar o lunar. Puedes elegir un momento en el que estén en un signo zodiacal que corresponda al propósito de la herramienta, o al elemento que corresponde a la herramienta.

Como guardar las herramientas mágicas

Ahora que tu herramienta está limpia y cargada, está lista para el trabajo mágico. Es posible que desees repetir este proceso de forma periódica, pero no debería ser necesario hacerlo cada vez que lo use a menos que lo estés utilizando para algo extremadamente diferente que presente una energía realmente contraria a la que usa habitualmente. Me gusta atender a mis herramientas a principios de la primavera con el signo de Aries.

Almacena bien tus herramientas, no las deje tiradas para recoger el polvo y la energía y tentar a las manos no autorizadas para que toquen con ellas. Si se ensucian cuando los usas, límpialos y asegúrate  de que estén completamente secos antes de guardarlos. Envuélvelos en un paño y guárdalos cuando no estén en uso para que estén frescos y listos para usarse la próxima vez que los necesites.